Una burla a la sensibilidad

Cerradas las urnas, tras el escrutinio oficial, nos adentramos en las mil y una lecturas del mismo. En las próximas semanas periodistas, analistas, asesores, jefes de campaña, secretarios generales, parlamentarios, tuiteros y blogueros diversos nos brindarán análisis intentando explicar y comprender lo ocurrido así como sus consecuencias derivadas.
BecquerUnos y otros tratarán de establecer correspondencias más o menos lógicas, razonables e incluso ocultas, que justifiquen las razones subjetivas de éste y no otro resultado. Intentarán escrutar un misterio tan difícil de descifrar como el propio mundo.
Hoy me proclamo vidente y, en un exceso intelectual, me permito anticipar un escrutinio que constituye la negación de la objetividad, una burla a la sensibilidad, un camino a la autodestrucción, al hastío, al tedio. Un tiempo muerto.
Gustaba decir al poeta sevillano Gustavo Adolfo Bécquer “ la mejor poesía escrita es aquella que no se escribe”. Parafraseándole, la mejor lectura es la que no se lee.

José SIMÓN GRACIA

You may also like...

1 Response

  1. Malos son los número, y peores los intérpretes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.