Un panfleto llamado Al Rojo Vivo

Ada Colau: “Este señor es un criminal y como tal deberían ustedes tratarlo”.
Estas palabras fueron dirigidas por Ada Colau al vicesecretario general de la Asociación española de la Banca Javier Rodríguez Pellitero. Y esta misma “señora” se querella contra Cristina Cifuentes porque la delegada del gobierno de Madrid afirmó en una entrevista a RNE en marzo de 2013 que en la PAH había había “ciertas inquietudes de apoyos a grupos filoetarras o proetarras”.

La veo toda ofendida en ARV de la Sexta. Su abogado considera la declaraciones de Cifuentes “una intromisión ilegítima del derecho al honor” y exige unos miles de euros para lavar su honor. Euros que servirán para hacer frente a las numerosas multas a que ha sido condenada. De la catadura moral de esta ciudadana de pro, aspirante a nómina del erario público, no tengo la menor duda. Ahora bien, qué decir de Antonio García Ferreras presentador y conductor del programa, de su profesionalidad y equidad. Cualquier estudiante primerizo de periodismo hubiese recordado a Colau sus palabras a Javier Rodríguez. Llamarle criminal parece a todas luces más grave. Pues ni mu. Qué ingenuo soy, pretender respeto de alguien que llama tonto al diputado socialista Juan Luis Gordo por haber osado criticar su programa.

En un país democrático, dice Colau, Cristina Cifuentes ya habría dimitido. Si España no fuese un país democrático ni Ada Colau habría tenido retoños de llamar criminal a Javier Rodríguez ni García Farreras tonto a Juan Luis Gordo .

Dios los cría y ellos se juntan

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.