Susana Díaz y otros impresentables

Poco falta para constatar si el sabio andaluz acertaba cuando afirmaba que el poder y el despotismo duran poco. La campaña electoral andaluza, que Arcadi Espada califica de pueril, no parece que vaya a cambiar mucho, en su tramo final, los resultados adelantados por las diversas encuestas que, con más o menos cocina, anuncian el tarascón considerable que Ciudadanos y Podemos infligirán en distinta medida a comunistas, socialistas y populares. Otra cosa será, si es capaz de acabar o no con el despotismo.
Puede que la campaña resulte infantil pero no me negarán que está entretenida. Los recién llegados nacionalistas andaluces del
PSOE amenazan con superar al soberanista Artur Mas. Díaz repite una y mil veces que ella sólo se debe a los andaluces y achaca los males enquistados en su comunidad a las políticas dictadas desde fuera de Andalucía; de nuevo Madrid, en comunión plena con el independentismo catalán. Entiendo que los otros andaluces, los que votan otras opciones, no son para Susana auténticos andaluces; serán fachas, peperos, españolistas o vaya usted a saber qué.
Andalucia2No se queda atrás en los despropósitos el principal partido de la oposición andaluza. El PP aprovecha la campaña para publicitar una vez más-ya lo sabíamos Mariano- su incompetencia más absoluta. Sin rubor alguno, se permite hablar de corrupción cuando ellos la llevan grabada con letras de oro en la frente. Y en un ataque de cuernos sin precedentes, se abrazan al nacionalismo más excluyente, recordando que Albert Ribera es catalán y que no se va a dirigir Andalucía desde Cataluña. ¿Habrá soplagaitas mayor que el tal Sanz, Delegado del Gobierno en Andalucía? ¿Esa es la idea que tiene de España, señor Rajoy? No haberle cesado al minuto ha dejado en bragas a los populares catalanes y, a usted, como un impresentable.
El sabio cordobés también dejó escrito que “
el honor prohíbe acciones que la ley tolera”. Bien sabemos los españoles que el honor es aquello de lo que carecen populares y socialistas. ¿Hasta cuándo vamos a permitirlo? Ojalá, recién estrenada la primavera, el 22, toneladas de polen produzcan un macro estornudo capaz de expulsar el despotismo y la corrupción de Andalucía. Ojalá los andaluces encuentren en su paisano Séneca la fuerza y sabiduría necesaria para expulsar de la vida pública a cuantos, sin honor y protegidos por la tolerancia de las leyes, son indignos de ser considerados servidores públicos.

José SIMÓN GRACIA

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.