Puigdemont la tiene más dura

No se lo pensaron ni un instante. En estas fechas tan significadas que van de la Navidad a Reyes, había que estar con ellos. Con las víctimas. Con quienes sufren las consecuencias de la intolerancia, del odio, de la sinrazón. Y con sus familias. Padres, madres, hijos, hermanos, rotos de dolor ante la ausencia que nunca debió producirse. Y han estado.

Como auténticos expertos en dinámica y control de masas que son, la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Ómnium han sido las dos organizaciones encargadas de difundir y promocionar en los medios de comunicación, en la calle, en entidades de todo tipo, en iglesias, incluso en bares y restaurantes, una campaña llena de ternura y solidaridad con las víctimas inocentes de los recientes atentados terroristas en Barcelona y Cambrils. ¡Uf!, menudo despiste. ¡Es por los golpistas!

Ni una palabra, ni un gesto. ¡Qué vergüenza!

Y, mientras tanto, el que no la tiene más grande, pero, sin duda, la tiene más dura -la cara-, en Bruselas, pelando la pava.

José Simón Gracia

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.