Prostitutio si, Prostitutio no

Si algo no es discutible es que Ciudadanos, el efecto Ciudadanos, ha animado con sus propuestas el debate económico , político y social español. Con independencia de la valoración que cada cual realice, está consiguiendo dar voz a los ciudadanos y, ello, siempre es positivo.

Su propuesta de legalizar la prostitución voluntaria llena de contenido tertulias y debates en los medios y en la calle. ¿Debe legalizarse la prostitución? Las prostitutas, ¿víctimas o trabajadoras sexuales? ¿Qué influencia tiene en nuestra sociedad, en lo económico, en lo moral, y en la salud mental y física?

escena_sexoSabido es que la prostitución es el oficio más antiguo. En el siglo XVIII a.C,  en el código de Hammurabi figuran apartados que regulan los derechos de herencia de las mujeres que ejercían “la profesión” de prostitutas. En Babilonia, según cuentan Heródito y Tucídides, todas las mujeres debían, al menos una vez en la vida, tener sexo con un extranjero a cambio de un pago simbólico -en señal de acogimiento; el encuentro tenía lugar en el santuario de la Afrodita griega, Militta. En la Grecia clásica, era practicada por mujeres y hombres. Solón fundó el primer burdel legal en Atenas en el siglo VI a.C y construyó un templo dedicado a Aprodites Pandemo (asociada al amor meramente físico). En la antigua Roma, estaba regulada y las prostitutas solían ser ricas e independientes. En la América de los aztecas la prostitución era permitída política y religiosamente. En la Edad Media la prostitución se multiplicó hasta que fue regulada a raíz de las epidemias de infecciones de transmisión sexual en el siglo XVI.

En la actualidad, en Europa, se ha legalizado en Suecia, Noruega, Islandia, Países Bajos, Suíza, Austria, Grecia, Letonia, Hungría y Turquía. En Estados Unidos usted puede comprar por unos 30 dólares la Guía Internacional del Sexo y la Prostitución ( International Sex and Red-Light Guide ). Según sus autores “Si una mujer elige utilizar su cuerpo de este modo, en lugar de dejarse explotar como una esclava por empleadores de miseria, y si hay hombres dispuestos a pagar mejor que esos explotadores, no hay nada que objetar. Después de todo, no se trata de nuestro cuerpo ni de nuestro dinero, así que tampoco es asunto nuestro. Pero mientras no se arregle la situación económica mundial y el problema de la superpoblación, alguien tendrá que pagar la cuenta.”

Parece evidente que, para los autores de la guía, la prostitución consentida debe legalizarse. Los detractores de la propuesta consideran que el supuesto consentimiento de la mujer no es tal, puesto que la mayoría de mujeres se ven forzadas a prostituirse por sus escasas o nulas posibilidades de integración en el mercado laboral, por su condición de extrema pobreza, por su falta de oportunidades. Pareciendo razonable, también lo es pensar que existen trabajos regulados que se prestan en condiciones deplorables y con salarios de miseria que jamás permitirán llevar una vida digna, y que nadie plantea seriamente abolirlos.

Al respecto, Lin Chew, ex portavoz de la Fundación contra la Trata de Mujeres, una ONG de trabajadoras del sexo con sede en los Países Bajos, se pregunta: “¿cuándo toma alguien decisiones libremente, sobre todo en el mercado laboral? ¿Acaso un hombre que trabaja en una fábrica de productos químicos por un salario que nunca le permitirá salir de la pobreza ha elegido esa forma de vida? Y, ¿qué pasa con las mujeres que debido a su origen social nunca podrán desarrollar sus competencias? ¿Por qué el principio de la libre elección habría de aplicarse sólo a la prostitución?” Seguramente, Carmen Montón, portavoz parlamentaria de Igualdad por el PSOE , respondería que porque su partido se opone a que las mujeres vendan su cuerpo. Como si las modelos woman’secret no lo hicieran, eso sí, por un pastizal, como dice ahorapodemos.

Ninguna opción moral concreta justifica la prohibición y la ilegalización de la prostitución. En este sentido, la posibilidad de prostituirse es un derecho humano. La prostituta tiene todo el derecho de explotar su cuerpo como quiera. Para tranquilidad de feministas, moralistas y radicalistas como Cristina Fallarás (ha acusado de proxenetismo la propuesta de Ciudadanos) tener derecho a ejercer la prostitución no obliga a nada, pasa como con el divorcio, cada quien y cada cual decide.

Los beneficios de la legalización -al margen de los fiscales- que algunos colectivos defienden, a los cuales me sumo, tal vez nos sean tantos como sobre el papel aparecen. Sin embargo, no admite discusión los perjuicios de la ilegalización. Como poco, los siguientes:

1.- Deja a las prostitutas sin derechos ni obligaciones. Dejan de ser sujetos éticos y de derecho.
2.- Criminaliza a personas humildes y honestas.
3.- Les obliga a trabajar en un mercado ilegal, dominado por mafias.
4.- Genera una delincuencia asociada, a menudo extremadamente violenta.
5.- Corrompe la seguridad y la justicia.

Si la situación actual de tolerancia no ha conseguido disminuir la prostitución ni ninguna de sus consecuencias, ¿debemos seguir mirando a otra parte? ¿Hipocresía? No, gracias.

You may also like...

1 Response

  1. 16/04/2015

    […] ¿Debe legalizarse la prostitución voluntaria como propone Ciudadanos? […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.