Primera decepción de Tsipras

Han bastado cuarenta y ocho horas para que la esperanza griega Syriza provoque la primera decepción de calado. Sorprende que Alexei Tsipras, tan amante de gestos simbólicos, haya desaprovechado una magnífica ocasión de apostar por la igualdad de género. Curiosa forma de acabar con los modos tradicionales de hacer política, con la desigualdad de género. Las mujeres griegas y del resto de Europa tienen ya motivos para dudar de este nuevo gobierno que, como los anteriores, las consolida como parias de la política griega.

Alexei TsiprasPuede que esta decisión no escandalice a las mujeres griegas, pero sí a las españolas -especialmente de izquierdas-, mucho más sensibles y exigentes en temas de paridad. Imagino sus juramentos entre dientes, aunque dudo que sean capaces de llamarle abiertamente machista. Como tampoco lo hará Pablo Iglesias. El líder de Podemos que, recientemente, acusó de machista a una periodista por osar preguntarle por las presuntas irreguralidades cometidas por su novia Tania Sánchez, ha declarado que no comparte la decisión de su colega y amigo griego, pero no está dispuesto a llamarle machista por ello. Curioso.

Más allá del revuelo creado en las redes y de constatar que la izquierda española es más falsa que Judas, el asunto es un síntoma de lo que espera en los próximos tiempos a los sufridos ciudadanos griegos. ¿Serán capaces de conseguir financiación para cubrir los doce mil millones de euros de coste adicional que suponen los primeros acuerdos del gobierno ? Cuesta creer de quien no ha sido capaz de encontrar una sóla mujer preparada para ocupar una cartera ministerial. Tomen nota los abducidos por la magia de Podemos. El plasma lo soporta todo, la realidad es otra cosa.

José SIMÓN GRACIA

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.