¿Plebiscito el 20D? No, gracias

Las elecciones del 20D van a finiquitar el actual equilibrio de fuerzas basado en un sistema bipartidista con apoyos puntuales de partidos de implantación autonómica o de otras fuerzas que no son alternativa de gobierno.

El sistema ha sido muy eficaz para garantizar la alternancia en el poder pero tremendamente desastroso para erradicar la corrupción o para mantener un equilibrio territorial justo. Los dos grandes, PP-PSOE, tienen en este sentido los mismos intereses y, por consiguiente, siguen la misma estrategia frente a terceros: ningunear a las fuerzas emergentes -Ciudadanos y Podemos- , planteando estas elecciones como una contienda entre  derecha e izquierda, entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez.

Con sus mochilas repletas de corrupción además de otras vergüenzas, socialistas y populares tirarán de sus respectivas redes clientelares para convencer a los electores que sólo ellos garantizan el futuro, que sólo ellos son de fiar. Sin embargo, no va a resultarles sencillo explicar y justificar su tibia respuesta política y legislativa a los indecentes y sangrantes casos de corrupción que inundan a unos y otros ni su incapacidad para negociar pactos de Estado para afrontar la crisis económica o el desafío separatista.

El partido popular deberá explicar, si puede, cómo ha permitido que en los CEIP de Cataluña haya desaparecido toda referencia a España o cómo ha permitido la desaparición del castellano de las aulas y en las relaciones con las familias. Y, si puede, que explique también cómo piensa defender la unidad de España si no ha sido capaz de hacer cumplir la ley de banderas.

Por su parte, el PSOE deberá explicar, si puede, cómo compatibiliza la defensa de España con el apoyo a las mociones en favor de la independencia de Cataluña. Deberá explicar Pedro Sánchez qué socialismo lidera, el que cuelga gigantes banderas españolas o el que convoca, desde el Palacio de la Generalidad de Cataluña, al pueblo catalán a manifestarse contra las decisiones del Tribunal Constitucional. También, si puede, nos explica qué hace el PSOE apoyando ayuntamientos populistas y antisistema. ¿A qué juega el socialismo español?

Visto lo visto, ¿de verdad les sorprende que Ciudadanos crezca como la espuma y multiplique día a día la confianza de los ciudadanos españoles?
Si populares y socialistas están pensando, como todo apunta, en dar a las elecciones del 20D un carácter plebiscitario entre derecha e izquierda, se equivocan. ¿Plebiscito el 20D? No, gracias.

José SIMÓN GRACIA

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.