A pesar de Reyes, Turulls y Rufianes

Jose_marco_100

¿cómo se llega a la convicción que hace de un español un independentista?, ¿cómo se llega a ello después de muchos años de no serlo?, ¿qué historia hay tras cada uno de ellos? ¿qué mentiras hay en la génesis de esa convicción?”.

No acostumbro a referirme a las estupideces, bobadas, imbecilidades, majaderías y memeces que un día sí, y otro también, eructan indecorosamente estólidos personajes como el diputado cordobés de Junts Pel Sí, Eduardo Reyes, el mentecato portavoz del mismo grupo, Jordi Turull, o el astroturfer Presidente de la Generalidad de Cataluña, Carlos Puigdemont. Son casos perdidos, incompatibles con el entendimiento, con el discernimiento, con la inteligencia.

Sin embargo, sí me interesa reflexionar sobre el hecho de que tantos españoles en Cataluña se hayan convertido en independentistas. Descartados los factores genéticos a los que alguno de ellos alude de forma indisimulada, he de suponer que las causas han de buscarse en la psicologia de la convicción, de la fe.

Friedrich Nietzsche, en su obra “Humano, demasiado humano”, planteaba la conveniencia de considerar si las convicciones no serían enemigos más peligrosos de la verdad que las mentiras. Insistía posteriormente (en “El Anticristo”) en esa idea y se preguntaba formalmente si “existe en absoluto una antítesis entre mentira y convicción”. Hecha esa consideración, cabe preguntarse: ¿cómo se llega a la convicción que hace de un español un independentista?, ¿cómo se llega a ello después de muchos años de no serlo?, ¿qué historia hay tras cada uno de ellos? ¿qué mentiras hay en la génesis de esa convicción?.
Para algunos, la convicción independentista llega a través de burdas falacias a lo @gabrielrufian Clic para tuitear
Para los más jóvenes, la convicción llega a través de un simple cambio de personas: en los hijos deviene convicción lo que en los padres era mentira (España nos roba, el Estado nos oprime, la guerra civil fue de España contra Cataluña). Para las personas de partido, la mentira es un hecho consustancial, una necesidad que justifican por la existencia de una finalidad: mienten porque buscan el bienestar y la libertad para el pueblo. Para otros, la convicción llega a través de la perversión del lenguaje, redefiniendo palabras y conceptos (democracia es poner las urnas aun cuando se retuerza la ley); o construyendo burdas falacias a lo Gabriel Rufián (No conozco sitio más inclusivo que Catalunya, que tuvo a un presidente de la Generalitat cordobés), …

En Cataluña, cada 11 de septiembre, el independentismo exhibe su poder sobre las masas. Es toda una manifestación de que las convicciones independentistas no admiten dudas ni excepciones. Y que no están construídas para transmitir verdades incontestables, sino para inculcar una ideología nacionalista radical, construída por, y a medida de, unos pocos iluminados que pretenden hacer del pueblo una secta y devolver el individuo a la tribu.
La conducta masificada nunca es libre ni independiente. Clic para tuitear
Afortunadamente, a pesar de todo ello, a pesar de Reyes, Turulls y Rufianes, cada día somos más los que apostamos por no entrar en esa cárcel, los que sabemos que la conducta masificada no es libre ni independiente, los que sabemos que, pese al alto precio que podemos pagar desafiándolos, estamos dispuestos a pensar con libertad. ¿Lo estás tú también?

José SIMÓN GRACIA

Foto: naciodigita.cat

You may also like...

3 Responses

  1. “Milagros de la propaganda”…y predisposición.

  2. Mario dice:

    Ehh osea que se llega al independentismo por la “fe”‘? y como se llega a esta Fe si se supone que han recibido adoctrinamiento/educacion española durante toda su vida? Menos mal que estan personas como usted, listisimas, que nos vienen a iluminar con la Razon y con palabreria insustancial sobre Nietze. Usted y sus motivaciones son racionales, no como los demas que somos tontos.

    La conducta masificada no es libre ni independiente, no, excepto si es española, en este caso la conducta masificada es totalmente aceptable.

    Y asi vemos las celebraciones obligadas de la hispanidad y de la Constitucion, y el festejo masvivo de las victorias de la Roja lleno de banderas españolas: Es toda una manifestación de que las convicciones españolistas no admiten dudas ni excepciones. Y que no están construídas para transmitir verdades incontestables, sino para inculcar una ideología nacionalista radical, construída por, y a medida de, unos pocos iluminados que pretenden hacer del pueblo una secta y devolver el individuo a la tribu

    • Jsimon dice:

      Muchas gracias por su aportación. Respecto a sus comentarios, creo que debiera repasar el párrafo que empieza por “Para los más jóvenes…

      Por otra parte, las celebraciones no son obligadas, no confunda usted el hecho de disponer de determinadas festividades en el calendario laboral con la celebración de las mismas. Afortunadamente, cada uno celebramos aquello que nos apetece.

      Saludos cordiales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.