Pequeño Nicolás & Oleguer Pujol

Dante Alhigieri (1265-1321), escritor florentino, reseñaba en su Divina Comedia los efectos de la colectividad humana desolada, carcomida por los excesos;describió los efectos calamitosos de lo que posteriormente sería bautizado por John Stuart Mill (1806-1873) como distopía . Distopía o cacotopía son términos antónimos de utopía -término acuñado por Tomas Moro- significando una ‘utopía negativa’ .
oleguer pujolEn España estamos inmersos en una distopía
de naturaleza real con un sólo nombre –corrupción– y muchos apellidos –política, social, empresarial, judicial,.. En los últimos días, los medios -hermosas marionetas- nos han presentado un curioso personaje que nos traslada al mundo de la ciencia ficción o a la ficción especulativa literaria.
Tal vez en un penúltimo intento de engaño –
la corrupción no está tan extendida como se cree, exagerados-, se nos presenta como carnaza a un joven estudiante de 20 años, bautizado como el “pequeño Nicolás”. Su relato, sorprendente, esperpéntico, parece inspirado en alguna novela de baja estofa; presenta fotografías acompañado de personajes de la vida pública como cualquier adolescente soñaría con sus artistas preferidos. Con soltura, con todas las pantallas emocionales bloqueadas, apunta un discurso que promete -asegura- novedades de calado y pruebas que lo sustenten. En una de sus hazañas se entrevistó en dos ocasiones con Oriol Pujol Ferrusola en Barcelona para ofrecerse como mediador de altas instancias del Estado. Aprovechando el viaje, también contactó con el abogado de la familia, Cristóbal Martell, quien debió dar alguna credibilidad al asunto pues llamó a Miguel Bernard del sindicato Manos Limpias. Si bien ninguna de las gestiones fructificó , no debemos dejar de percibir dos hechos , para mí, relevantes. Uno, la familia Pujol Ferrusola tiene mucho que tapar y no descarta ningún recurso de defensa; dos, nos olvidamos de otra joven promesa en esta España distópica, Oleguer Pujol Ferrusola, el benjamín de la familia.
E
l viernes 24 de octubre, diez días después de la detención en Madrid del pequeño Nicolás, a las 8.25 h de la mañana, la UDEF detuvo a Oleguer Pujol Ferrusola en su domicilio de Barcelona. Tras un registro de ocho horas fue puesto en libertad con cargos. Y ésto no es ciencia ficción. El padre de la criatura es nada más y nada menos que Jordi Pujol i Soley, expresidente de la Generalidad de Cataluña durante 23 años y autor confeso de haber ocultado a Hacienda durante 30 años capitales en el extranjero.
Oleguer Pujol Ferrusola, joven de 35 años, eso sí con pedigrí, está al frente de un entramado de sociedades sopechosas de haber blanqueado ingentes cantidades de dinero. La trama en la que, supuestamente, estaría implicada toda la familia, Convergencia democrática de Catalunya, importantes cargos de la Administración autonómica y local, empresarios y profesionales liberales, se ha envuelto en la estelada identificando , una vez más, sus intereses con los de Cataluña. Hoy todavía es parte de una cacotopía literaria. ¿Evolucionará como en tantos otros casos a una singular distopía real?

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.