Para ellos, justicia a la carta

Me reconocerán que Cataluña da para mucho, que vende, que tiene una singularidad tal que nos puede llevar a la consulta del psiquiatra.
Tras el 9N parecía lógico que el poder judicial actuara en consecuencia con las prohibiciones previas del TC. Al parecer, la mayoría de fiscales de Cataluña se oponían a presentar una querella contra el presidente de la Generalitat y otros miembros de su gobierno, aduciendo que igual Mas no se había dado por aludido ya que es discutible la existencia de una orden. Ingenuo de mi, me asalta una duda:¿desconocerán los fiscales el artículo 87.1 de la ley Orgánica del TC?. Tras un barullo aparente, el fiscal José María Romero de Tejada presentó una querella contra Mas, Ortega y Rigau. En consecuencia, en estos momentos tenemos un Presidente que, en breve, puede estar imputado por la comisión de cuatro delitos gravísimos: desobediencia al TC, obstrucción a los mandatos del TC, prevaricación y malversación de fondos públicos. De confirmarse, resultaría imprescindible la disolución del Parlament y la inmediata convocatoria de elecciones autonómicas.
mas y fiscalEste escenario, negativo para convergentes y socialistas, sólo interesa a ERC y las CUP. Seguramente por eso el flamante líder del PSOE se ha presentado en Cataluña para añadir presión e intentar evitar el descalabro. En tono solemne afirmó algo que interesadamente ha pasado desapercibido pero que debiera estremecernos: “No es tiempo de tribunales ni querellas”. Viene a confirmar lo que la ciudadanía sospecha: que la justicia no es independiente, que la justicia es administrada por los políticos según su conveniencia. Porque eso lo afirma quien posiblemente será presidente del gobierno de la nación.
Si concatenamos la pobreza argumental de los fiscales catalanes-rayando el insulto a la inteligencia- con el mensaje de Pedro Sánchez , con la irrupción de Podemos en la escena política y con la abulia del gobierno de la nación, nos sacude un frío gélido que ni el emotivo anuncio de la lotería de Navidad logra neutralizar.
La chispa, la guinda, viene del líder de la oposición en excedencia, Oriol Junqueras -saliendo a la palestra a defender a quien le ha robado la cartera- y el pequeño Nicolás que apunta al CNI, al gobierno de la nación y a la Corona como implicados en el proceso catalán.
Mientras tanto, los ciudadanos seguimos pagando nuestras multas de tráfico.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.