Pablo Iglesias ordena tomar la calle

Jose_marco_100“ Francesc Homs, se ha apresurado a justificar la agresión, seguramente por la misma razón que lo hiciera el republicano Carod-Rovira cuando pidió a ETA que no olvidara dónde está Cataluña cuando atentara en España”

Pablo Iglesias, el embelecador de Vallecas, padece estos días un insoportable dolor testicular que le desfigura el rostro de socialdemócrata comprado de saldo en alguna casa del pueblo de la capital del Reino. Qué tendrá este hombre en la cabeza que amenaza quedarse con la calle al estilo del difunto Manuel Fraga Iribarne.

El brujo bolivariano se dispone a cambiar, de nuevo, brúscamente, la estrategia que le permita asaltar el poder. Poco ha durado la estrategia de las sonrisas, la que había de capturar a incautos y desencantados coyunturales de la política. La que le llevó a cancelar las movilizaciones en favor de antisistemas y terroristas, contra políticos como en 2010 a Rosa Díez en la Complutense (gestada por Contrapoder, organización fundada por Iglesias y Errejón en 2006) o contra las sedes del PP, aquí con complicidad socialista. Vestir la mona de seda sirvió para infiltrarse en las estructuras de poder local y regional desde las cuales pretendía fagocitar al PSOE capitaneado por el lumbreras Sánchez Castejón. Sin embargo, un error de tiempos le llevó a torpedear un gobierno socialista con Ciudadanos que, a la postre, acabó generando una importante crisis interna que acabaría con Sergio Pascual, Secretario de Organización de la formación morada. Las siguientes elecciones no hicieron sino confirmar sus errores de cálculo y certificar la muerte del proyecto Vistalegre.

En estos momentos, el líder populista, ya sin careta, apuesta por conquistar el poder por la vía que sea; si la democrática falla, tiene un plan B: la oclocrática, es decir, controlando y manipulando a la masa, a la muchedumbre. Pablo Iglesias ordena tomar la calle.

Su primera llamada a la lucha ha tenido como respuesta la cálida recepción que brindó la guerrilla podemita (Apoyo Mutuo, Federación Estudiantil Libertaria, Izquierda Castellana, ..) a Felipe González en la Universidad Autónoma de Madrid, un ataque que ha contado con la justificación de esa izquierda que siempre comulga con los demócratas de ETA, del IRA o de Hamas. Y no sólo de la izquierda. En Cataluña, la derecha nacionalista, a través de los eructos del mentecato Francesc Homs, se ha apresurado a justificar la agresión, seguramente por la misma razón que lo hiciera el republicano Carod-Rovira cuando pidió a ETA que no olvidara dónde está Cataluña cuando atentara en España.

Confirmada pues la derrota del sector errejonista al que se acusa de estar preso de la tentación gobernista, Podemos se plantea el regreso a las esencias, a otras prácticas, a otros lenguajes, a otras formas de persuasión, de convencimiento y politización para construir un pueblo.

Los escenarios que ahora contempla como favorables son tres: un PSOE que se desmorona, un gobierno débil y un Estado en descomposición. El primero contempla un PSOE en caída libre desde que Zapatero ocupara la Secretaría General y que acelera su descenso con los errores de Sánchez que conducen, en un primer momento, a su defenestración y quién sabe si a una o varias escisiones. En este escenario, el ala dura de Podemos espera captar un porcentaje importante de voto socialista descontento con la línea andaluza. Además, confía en que el socialismo sea su aliado haciendo una oposición destructiva al gobierno del PP.

El segundo, la debilidad del gobierno, supondrá un desgaste brutal para el PP y una oportunidad de oro para que la formación morada capitalice la atención mediática en el Parlamento, en la Universidad y en la calle. Sirva de ejemplo el brutal escrache a Cebrián (PRISA) y a Felipe González, dirigido por Iglesias y organizado por la plataforma Marea Joven controlada por el entorno de Pablo.

El tercero contempla una agudización del reto independentista que provocará un clima social enrarecido, tenso, y en ocasiones violento y caótico, a medida que avance el calendario judicial que ha de sentar en el banquillo a las cabezas más visibles del independentismo catalán: Artur Mas, Carmen Forcadell, Francesc Homs, .. La violencia estudiantil, siempre dirigida por Marea Joven, junto con los escraches al partido popular marcará la agenda casi a diario. Para completar la escena, las centrales sindicales sumarán esfuerzos convocando huelga general.

Tres escenarios preocupantes cada uno de ellos por sí mismos, terribles en conjunción, para que Pablo Iglesias alcance en la calle lo que las urnas le niegan: el gobierno. Porque el líder podemita, aunque critique las mayorías absolutas, no se conforma con el 20% o el 30% de la tarta sino que quiere el poder absoluto sobre un pueblo que está dispuesto a construir a su medida.

José SIMÓN GRACIA

Foto: PIERRE-PHILIPPE MARCOU (AFP)

 

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 28/10/2016

    […] la vía de las armas –no confundir con las urnas–, de la revolución social, de organizar la rebelión de la gente, trabajadores, de los oprimidos y para ello hay que crear unos instrumentos indispensables como la […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.