Pablo Iglesias dice la verdad

JSimon_100“La gente que se comporta como las hormigas, que trabaja sin descanso, que no hace ruido y que tiene su misma memoria -unas 72 horas-, es la única que puede dejarse engañar por este populista acostumbrado a vivir a costa del erario público”

Dicen algunos que Pablo Iglesias es la personificación del pragmatismo y que por ello pasa de lobo a cordero con la misma facilidad que Irene Lozano pasa de UPyD al PSOE; otros, que es más astuto que Artur Mas ya que, al contrario que el catalán (Mas destroza a los suyos y engorda a los demás), es capaz de engullirse a todo aquel que se le acerca , bien que lo sabe Izquierda Unida.

Dicen algunos que su modelo de democracia ya no es el venezolano y que quien dijo “Chávez es ya Bolívar, ya cabalga como estandarte y referencia de su patria grande” no era más que un capullo avispado al que le encantaba coleccionar jovencitas. Otros insisten en que Syriza ya no es su modelo político ni Varoufakis el héroe que acabaría con la tiranía de Berlín.

Dicen muchos, ahora, que Pablo Iglesias ha abandonado el marxismo y se ha situado en “la centralidad” porque él cree que la izquierda y la derecha es la vieja política. Dice el camaleónico líder de Podemos que su política está inspirada en la mujer y en las hormigas; su política va a tener “tono, estilo y actitud de mujer” y va a estar protagonizada por la gente a la que ve como “hormiguitas que no gritan, no se enfadan pero tienen memoria”. Dicen, dicen, dicen, hormigas y memoria.

Todo está muy claro. Pablo Iglesias considera a la gente como “hormigas”, y es sincero. La gente que se comporta como las hormigas, que trabaja sin descanso, que no hace ruido y que tiene su misma memoria -unas 72 horas-, es la única que puede dejarse engañar por este populista acostumbrado a vivir a costa del erario público. Ese es su único objetivo, su auténtico programa político. Siempre ha chupado del Estado, sea el venezolano, el iraní, el español o el de la Unión, lo mismo da.

Tiene experiencia y capacidad para seguir haciéndolo. Y lo conseguirá a menos que “la gente”, como dice Iglesias, deje de ser hormiga y sea persona con memoria de verdad. Personas que recuerden que admira a los regímenes totalitarios en los que sus dirigentes, como Pablo Iglesias, pasan de lobo a cordero, hasta convertir a su pueblo en simples hormigas.

Dirán que soy muy exagerado, lo sé. Pero, fíjense los que duden en un detalle: la primera actuación de Podemos en el Congreso no irá dirigida a sus votantes, ni a la ciudadanía en general,  sino a intentar recibir subvenciones del Estado por cuatro grupos parlamentarios y no por uno sólo como el resto de formaciones. No ha empezado el juego y ya nos quiere timar. Menuda joya.

José SIMÓN GRACIA

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.