Oriol Junqueras, el juguete roto de Artur Mas

Los niños son unos verdaderos expertos en salirse con la suya a base de repetir, repetir y repetir lo que quieren. Sin saberlo, utilizan una de las mejores técnicas que se conocen para llamar la atención y conseguir sus objetivos, nobles siempre; se trata de la técnica asertiva conocida con el nombre de disco roto o disco rayado. Tal es su eficacia en todos los ámbitos que, hoy día, no existe consultoría de recursos y habilidades comunicativas que no la venda como una de las mejores herramientas de convicción. Los profesionales de la política también cuentan con ella y la utilizan, con mayor o menor habilidad, para imponer su discurso, a menudo incompatible con la verdad. Rajoy, Sánchez o Mas, por citar sólo los que están en nómina, podrían impartir clases prácticas con total solvencia.

Un ejemplo práctico y reciente lo encontramos en la entrevista que en el programa “Hoy por hoy” han realizado a Oriol Junqueras. Hasta en cuatro ocasiones le han preguntado si Artur Mas sería Presidente, en caso de ganar la lista del Junts pel Sí, y otras tantas ha respondido : Un presidente tiene su relevancia. En cualquier caso también es verdad que construir un nuevo estado es mucho más importante que el hecho que lo presida uno u otro. Y aquí lo que nos estamos jugando es si construimos un nuevo estado y si tenemos todas las herramientas necesarias para hacer todas aquella políticas económicas necesarias que cada uno de nosotros querría hacer”. Disco roto que, además, suena mal.

La entrevista ha sido, en general, decepcionante; previsible, mejor dicho. Junqueras ha intentado no salirse del guión y sólo la habilidad e insistencia del periodista ha conseguido arrancarle algunas perlas como cuando ha afirmado que es imposible hacer políticas de izquierdas sin independencia -lo que supone desmentir a los cargos electos republicanos que presumen de hacer esa política-, o como cuando ha afirmado que las relaciones entre los catalanes y el resto de los españoles no son iguales. Por todo lo demás, Oriol Junqueras -hoy especialmente cansino y aburrido- sólo ha dejado acreditado que es, como su disco, un juguete roto en manos de Artur Mas.

José SIMÓN GRACIA

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.