No somos tontos, o si

Jose_marco_100“Junqueras a Mas :la independencia no se negocia, se proclama y se ejerce”

A menudo se dice de Oriol Junqueras que es un insensato y que no tiene reparos en exprimir todos los resortes, incluídos aquellos que le brinda el estado de derecho, para conseguir su objetivo político: el poder. También se le acusa, con razón a mi entender, de distorsionar la historia hasta encajarla en el constructo de una nueva realidad nacional catalana. De lo único que no se puede acusar al líder de ERC es de no conocer bien la historia de España, sus fortalezas -muchas-, y sus debilidades -considerables. Es por ese conocimiento, precisamente, que Oriol Junqueras exige e implora el último empujón, el último esfuerzo a los suyos.

Junqueras sabe muy bien, es doctor en Historia -no lo olviden-, que España es una nación poderosa con un Estado que no lo es tanto. Y que, a pesar de ello, sólo se la puede resquebrajar en un momento como el actual; en un tiempo en el que se cierne sobre ella una triple crisis: económica, política y social. La tormenta perfecta.

La inacabable crisis económica está sembrando España de miseria y dolor, cuando no de dramas y tragedias. Terrible por sí misma, se recrudece a diario por la indigesta floración de casos de corrupción que, por ser además generalizados, nos sume en una nauseabunda sensación de impunidad vomitiva. Partidos políticos con más o menos cuotas de poder, patronales, sindicatos, judicatura, gobiernos nacionales, autonómicos , locales, organismos varios, salpicados por la peor mierda, la que no huele, la que unta las voluntades. Todo lo cual nos lleva a la crisis política actual que amenaza con hacer añicos toda la parada.

Esta situación es utilizada con habilidad por los líderes independentistas catalanes. Además de tapar sus propias vergüenzas, que son muchas y muy graves en el tan cacareado “oasis catalán” –el clan Pujol es sólo la punta-, les ha servido para que amplios sectores sociales identifiquen España como causa de todos los males y a la independencia de Catalunya como la única solución a los mismos -en un acto de fe digno de estudio. En paralelo los ¿grandes? partidos nacionales -principales responsables del desaguisado- preocupados de tapar y callar , tapar y callar, …por si acaso, por el dichoso por si… Verán qué pronto pactan la “regeneración”

Se entiende perfectamente el lamento de Oriol Junqueras. Siguiendo la que viene siendo ya una traición histórica, ahora o nunca. Sólo hay algo que el líder republicano no ha considerado adecuadamente, la voluntad de millones de ciudadanos dispuestos a evitarlo. Ni  corruptos -confesos o no-, ni  nuevos profetas , ni quienes aportan soluciones mágicas van a conseguir acabar con la nación. Los españoles no somos tontos, o si.

José SIMÓN GRACIA

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.