Muchos catalanes sentimos vergüenza

Jose_marco_100“Vas a comparar la culta lengua catalana con el vulgar andalú; como si fuera lo mismo ir a cal Pau que a ca Paco”

La Transición española ha sido justamente reconocida en buena parte del mundo como un caso de éxito — ejemplar para muchos— en el proceso complejo de mutación de un régimen dictatorial a otro democrático. A nadie con neuronas en activo se le ocurre pensar que un proceso tan complejo no dejara ciertos cabos sueltos que, en el transcurrir del tiempo, acabarían generando tensiones capaces de poner en cierto riesgo la estabilidad estructural del propio Estado.

Y así ha ocurrido con el tan manoseado “tret diferencial” — el rasgo diferencial catalán— o el derecho a la impunidad conocido como  derecho a decidir, por citar dos de los más significativos. Dos mitos, alimentados permanentemente con propaganda, listas de agravios, balanzas fiscales, charlas en colegios … que han sido asumidos por cientos de miles de adeptos que, a su vez, serán los encargados de diseminar las semillas de odio a España. Cataluña es diferente — léase: mejor—, y, en consecuencia, inmune a los múltiples vicios que sacuden a las sociedades occidentales. Nada que ver con la podredumbre que sacude a la sociedad española. Por eso los catalanes no somos españoles como dice Pau Donés de Jarabe de Palo. Por la cultura, por la idiosincrasia, por la lengua. Vas a comparar la culta lengua catalana con el vulgar “andalú”; como si fuera lo mismo ir a “cal Pau” que a “ca Paco”. Cómo comparar al hombre catalán, culto, sensato y cabal con el andaluz, desarraigado, inculto e ignorante. Clic para tuitear
El independentista no necesita reflexionar acerca de Cataluña. Le sobra y basta con saberse diferente, mejor, superior. Le basta su opinión prefabricada que los pseudomedios de comunicación, encabezados por Vilaweb y RAC1, ratifican con pseudoargumentos. Le basta repetir: volem votar, volem decidir. Solo así se entiende que tanto periodista patriótico, tanto proletario ilustrado y tanto burgués convergente termine votando a la CUP. Solo así se entienden los insultos de un analfabeto político como Gabriel Rufián a un luchador por la libertad como Coscubiela.

A las élites independentistas se la suda Cataluña, el pueblo catalán, la democracia, la libertad. El oasis catalán siempre fue un espejismo, una charca putrefacta en la que se reproducían especies parásitas tipo Pujol; la voluntat d’un poble, no es más que el delirio supremacista de l’hereu polític de Jordi Pujol, del fracasado Artur Mas; el dret a decidir, un insulto a quienes sufrieron la esclavitud, a la inteligencia; la singularitat catalana, el desprecio a la diferencia. Cuando el radicalismo ha hecho oficial el golpe de Estado, muchos catalanes sentimos vergüenza. Clic para tuitearCuando Jordi Pujol inventó el ‘oasis catalán’, se hizo difícil respirar en Cataluña: Cuando al astuto Mas se le ocurrió que la independencia de Cataluña era un hecho inevitable, ésta empezó a ser un lugar donde ya no vale tanto la pena vivir. Cuando, en las grotescas sesiones plenarias del Parlamento catalán, el independentismo radical y etnicista ha hecho oficial el golpe de Estado, muchos catalanes sentimos vergüenza.

José Simón Gracia

Fotografía: RTV.es

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.