Menos España y más Cataluña

 “De los supremacistas catalanes, Sánchez aprenderá a distinguir entre buenos y malos españoles (adivinen), a señalarlos y a estigmatizarlos”

Pedro Sánchez Castejón es, desde el pasado sábado, el primer presidente de gobierno antiespañol.

Sin necesidad de pacto alguno, nacionalistas, populistas y oportunistas diversos han aupado a Pedro Sánchez hasta la Moncloa . Y esa ausencia formal de compromiso no es precisamente tranquilizadora. Por el contrario, resulta más que preocupante. No lo necesitan. Saben perfectamente de su debilidad, que su escasa fuerza parlamentaria, unida a la falta de escrúpulos y a una ambición sin límites, le convierten en la marioneta perfecta para intentar, una vez más, desestabilizar y destruir la nación española.

A partir de ahora, España solo será un país (observen como aparece en el vocabulario del presidente Sánchez en proporción inversa a Cataluña) cuyos problemas sociales, políticos y económicos se resolverán mediante diálogo y el buen rollito. Diálogo y buen rollito, fundamentalmente con las fuerzas separatistas, para adoptar el discurso inde a la nueva estrategia del partido de los 100 años de honradez  (Filesas y ERE’s mediante). De los supremacistas catalanes, Sánchez aprenderá a distinguir entre buenos y malos españoles (adivinen), a señalarlos y a estigmatizarlos. A convertir la incoherencia, la ocupación de los medios y la manipulación en democracia. Y quién sabe si, incluso, a proclamar unilateralmente una República que liquide, vía exprés, la Monarquía parlamentaria.

La mochila de Pedro Sánchez está tan repleta de incoherencia, nacionalismo, populismo y supremacismo que no le queda espacio para atender la demanda que exige el más elemental sentido de la responsabilidad: convocar elecciones generales para otoño. ¿Está dispuesto Pedro Sánchez a obedecer el mandato constitucional y dar la voz al pueblo español?

En mi modesta opinión, no. Mucho me temo que el mandato de Pedro Sánchez va a estar marcado por la confrontación entre españoles, por una pérdida de calidad democrática, por menos España y más Cataluña.

José Simón Gracia

Fotografía: La Razón

You may also like...

4 Responses

  1. Jose dice:

    Es inaudito no me lo puedo creer Pedro Sánchez ha vendido España a unos golpistas y separatistas y se ha olvidado de los españoles y si no a lo dicho lo vamos a ver dentro de poco ojalá nos equivoquemos

  2. ¿Aprenderá, o ya lo tiene aprendido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.