Los peligros de la multitud

Jose_marco_100Los líderes mediáticos del “procés” independentista catalán argumentan que un millón o dos de personas no pueden estar manipuladas, todas no pueden ser tontas. Y tienen toda la razón. Entre ellas hay individuos diversos por carácter, inteligencia, modo de vida, profesión, … Lo mismo ocurre entre aquellos calificados como españolistas, unionistas o botiflers. Y , sin embargo, quienes les acusan de estar manipulados, de tener un comportamiento sectario, no están del todo equivocados, también tienen razón.
La explicación a esta aparente contradicción la encontramos en la psicología de masas (Gustave le Bon, Sigmund Freud).
forcadell i JunquerasLa psicologia de masas nos explica qué mecanismos convierten a individuos en una multitud, qué causas les dota de un alma colectiva que les hace sentir, pensar y obrar de una manera totalmente distinta de cómo sentiría, pensaría y obraría cada uno de ellos aísladamente. El “procés” basa su fuerza en la multitud, en su capacidad de promover manifestaciones muy multitudinarias. Su gran activo es precisamente lo que nos permite calificarlos de sectarios. Veamos.
La multitud conlleva la desaparición de la personalidad individual de cada uno de sus integrantes. Al integrarse en ella, el individuo adquiere un sentimiento de superioridad, de invencibilidad; como consecuencia, desaparece la responsabilidad y el individuo libera sus instintos más primitivos.
En una multitud todos los actos y sentimientos son contagiosos. Hasta tal punto que el individuo puede renunciar a su interés particular ante el colectivo. El individuo sometido a la multitud experimenta un estado de sugestión semejante a la fascinacíón de un hipnotizado ante su hipnotizador. Vale la pena rescatar las imágenes del 19O y observar los rostros de la multitud durante el sermón de “la vírgen Forcadell”. Un individuo integrado en una multitud pierde todos sus rasgos personales y se convierte en una autómata sin voluntad.
La multitud es por naturaleza impulsiva, irritable, versátil y extraordinariamente influenciable. Basta con no argumentar lógicamente, presentar imágenes de colores vivos -camisetas amarillas, árboles y farolas forradas con plástico amarillo- y repetir mensajes cortos como un mantra: “Votarem, Sí o Sí”, “volem votar”, “desobeïm”, …
Para garantizar su existencia necesita uno o varios líderes dotados de un cierto prestigio, sea personal o adquirido, que sugestione al individuo paralizando su capacidad crítica. En el procés tenemos dos Dioses -Mas y Junqueras- y dos Vírgenes -Forcadell y Muriel- Nadie se cuestiona nada. ¿Recuerdan a Junqueras en la casa de Sevilla? Ante la pregunta ¿y si no va bien la independencia ?, el líder independentista respondió: “No, no lo contemplo”.
Finalmente cabe preguntarse a qué impulsos obedece la multitud. Pueden ser nobles o crueles. Si repasamos la historia posiblemente un escalofrío recorrerá nuestro cuerpo. ¿La multidud del “procés” obedece a un impulso noble? En mi modesta opinión no, rotundamente no.

You may also like...

2 Responses

  1. GooԀ infoгmation. Luckƴ me I discovered your sitye by chance (stumbleupon).
    I haνe ѕaveɗ it for later!

  1. 09/01/2015

    […] del peligroso desafío que ha lanzado a Mas, a Junqueras, a Cataluña y a España. Carme Forcadell, motor del independentismo catalán, está irritada. Ella que ha conseguido poner a sus pies a todo el abanico político soberanista, […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.