El lema que Ada Colau y Puigdemont quisieran poner

Lo que le pide el cuerpo, el lema que a la alcaldesa le sale de allí es Todos contra el fascismo

Ha pasado ya un año de los atentados terroristas perpetrados en Barcelona y Cambrils. Un año de aquel trágico 17 de agosto de 2017 en el que unos terroristas segaron la vida de 16 personas y mutiló para siempre la de sus seres queridos.

Un año de omertá, de silencio cómplice. De mentira. Monocromo. Amarillo. Nadie asume responsabilidades por los errores cometidos en las labores de prevención. Nadie abre la boca en la plaza San Jaime. La alcaldesa Ada Colau – se negó a poner bolardos en zonas de alto riesgo, pese a las alertas lanzadas tras el atentado de Niza, porque atentaban contra la movilidad ciudadana– mantiene su agenda habitual: putear al comercio tapizando la ciudad de manteros, y mantener a toda costa el lazo amarillo en la fachada del Ayuntamiento. Frente a la alcaldía, tampoco hay autocrítica.

No sorprende. El entonces presidente, Carlos Puigdemont, mintió. Joaquín Forn, entonces Consejero de Interior, mintió. José Luis Trapero, entonces jefe de los Mossos, mintió. El gobierno catalán mintió. Todos mintieron, todos negaron haber sido alertados por la CIA a finales de mayo de ese mismo año. Y siguen haciéndolo, a pesar de la multitud de evidencias acumuladas. Tras los atentados de Barcelona y Cambrils, Puigdemont, Forn y Trapero mintieron a todos los ciudadanos. Clic para tuitear Desgraciadamente, la celebración de este primer aniversario tampoco servirá para que autoridades y ciudadanos manifiesten el respeto que las víctimas se merecen. Como ya ocurriera en la manifestación del pasado año, el independentismo, encabezado ahora por un neonazi, se han encargado de ello lanzando una ofensiva contra el mismísimo jefe del Estado, el rey Felipe VI.

Tampoco ayuda a lograrlo el lema elegido por la alcaldesa: Barcelona, ciudad de paz. Un lema envenenado, acorde con el costumbrismo sectario del populismo de izquierdas que, además, satisface el mandato de Puigdemont. y que indisimuladamente difundió el pasado 4 de agosto Quim Torra desde El Periódico de Cataluña (Como un solo pueblo contra el fascismo).

Colau parece querer mandar un mensaje claro a los malos: Barcelona és una ciutat pacífica que no es mereix un atemtat terrorista (Barcelona es una ciudad pacífica que no se merece un atentado terrorista). No como otras, que mandan a la policía a golpear inocentes ciudadanos que solo quieren votar, le falta decir. ¿Malpensado? No crean, en la singular Cataluña, tenemos antecedentes. Sí. ¿Recuerdan un personaje que fue líder de ERC llamado José Luis Carod Rovira? Pues ese que fuera vicepresidente de la Generalidad que presidió José Montilla, en su calidad de presidente en funciones, se desplazó a Francia para que ETA, antes de atentar en España, no olvidara dónde está Cataluña. Bueno, pues algo parecido pretende la Alcaldesa. El mensaje de Quim Torra es claro: a por @CiudadanosCs . Por tierra, redes, prensa, radio y televisión Clic para tuitear Desgraciadamente, hoy es impensable un homenaje encabezado por una pancarta del estilo “Unidos con las víctimas y contra el terrorismo”. El populismo de izquierdas y el supremacismo catalán jamás hará nada que pudiera incomodar a los Otegi, Bildu y demás simpatizantes del separatismo. Porque, además, piensan que los verdaderos responsables de todo son los fachas.

Lo que le pide el cuerpo a Colau, el lema que a la alcaldesa le sale de allí, iría más en la línea del artículo-mandato que el valido neonazi Quim Torra publicó en  El Periódico. Un “Todos contra el fascismo”, sería perfecto. Porque, como bien se encargan de difundir los garrapatas del Régimen (Raholas, Terribas, Solers, Albás, Antichs y Cotarelos diversos), eso, hoy, significa todos contra Ciudadanos. Por tierra, redes, prensa, radio y televisión, todos contra Ciudadanos, la auténtica bestia negra del independentismo. Cotarelo, auténtico garrapata del Régimen separatista, pide ilegalizar a Ciudadanos Clic para tuitear Como diría Trapero, bueno, pues molt bé, pues esta resulta ser la singular, triste, vergonzosa y patética situación a la que nos conduce el populismo, el supremacismo y la inacción del gobierno de la nación.

José Simón Gracia
Fotografía: La Vanguardia

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.