Las sandeces de Alberto Garzón

Jose_marco_100“Para el que no tiene nada, la política es una tentación comprensible, porque es una manera de vivir con bastante facilidad”.

Alberto Garzón aparenta tristeza. Pone cara de manzana agria. Atribulado, afligido, mustio, crispado y enojado, no entiende el estancamiento político de su formación y cómo los perdedores de la crisis pueden despreciar ese mundo maravilloso que habita en su mente estalinista: sin desigualdad, sin pérdida de poder adquisitivo, sin desempleo, sin recortes, sin desahucios, sin ERE, sin machismo, sin autoritarismo, sin Borbones, y lo más importante, sin Rajoy.
Garzón trata de convencer a buena parte de los muchos ignorantes y de los infinitos necios. Clic para tuitear
Le fastidia la ceguera de ese millón de votos perdidos en las elecciones de 2015; un millón de entre la gente que ha pasado su voto a la abstención o incluso a lo que define bloque de derechas (obsesionado por dividir la sociedad en bloques, en buenos y malos). Le cabrea que la gente confíe más en el PP para crear empleo (a precario, pero, en definitiva, empleo) que en ellos; le ofende que los precarios saluden la bajada del IRPF impuesta por Ciudadanos al PP.

Le frustra que la gente elija trabajar de camarero y no las inyecciones de esperanza e ilusión que él vende; le indigna la gente que llena terrazas, piscinas y playas desafiando la calor con cerveza o tinto de verano, en lugar de reventar la calle de manifestaciones reivindicando una Asamblea Constituyente, estilo Maduro, que permita la auténtica revolución que acabe con la corrupción, con el PP, con Ciudadanos, con el PSOE, con las oligarquías, con Dios y con su madre e instaure una auténtica tiranía, digo democracia del pueblo. ¿Cómo es posible, si las encuestas dicen que la gente, por lo general, no confía en la recuperación económica de la que habla el Gobierno?
Para el que no tiene nada, la política es una tentación comprensible, porque es una manera de vivir con bastante… Clic para tuitear
A Carlos Alberto Garzón Espinosa también le disgustan los reproches internos, las acusaciones de traición, las ocurrencias de Iglesias, la política espectáculo de Unidos Podemos, los personalismos que condicionan el debate de las ideas… Sin embargo, a pesar de todo, y de todos, Garzón no piensa abandonar el barco y hará lo que sea para mantener el sillón, incluso a costa de abandonar a los suyos (IU) pues le encanta la cómoda vida de diputado. En definitiva, como decía Delibes “Para el que no tiene nada, la política es una tentación comprensible, porque es una manera de vivir con bastante facilidad”.

Solo se trata de convencer a buena parte de los muchos ignorantes y de los infinitos necios. ¿Entienden ahora las sandeces que dice este tipo?

José Simón Gracia

Foto: EFE

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.