La fantasía del referéndum

Jose_marco_100Los estómagos agradecidos han puesto el grito en el cielo. No son las formas, dicen los mismos que callaron como putas cuando era Pablo Iglesias quien lanzaba ese mismo grito para atacar al PP”

Cuando el secesionismo no puede hacer más el ridículo en el mundo; cuando los supremacistas catalanes vulneran las reglas más elementales de la convivencia; cuando los mismos violan la inocencia de infantes y adolescentes; cuando se siembran semillas de odio, las mentes clarividentes de la equidistancia disparan desde los medios sus dardos envenenados contra unos cuantos andaluces que han osado despedir a la Guardia Civil al grito de “a por ellos”.

Los estómagos agradecidos han puesto el grito en el cielo. No son las formas, dicen los mismos que callaron como putas cuando era Pablo Iglesias quien lanzaba ese mismo grito para atacar al PP. Qué valientes son, los muy cínicos, con la gente humilde que no tiene un altavoz para defenderse, y qué cobardes con golpistas y populistas. Ofenden los golpistas, no quienes despiden a la Guardia Civil con un grito deportivo Clic para tuitear
Dice el columnista de La Vanguardia, Enric Juliana, que muchas personas que han visto el vídeo han quedado sobrecogidas y que las escenas de Huelva no son representativas del sentimiento de la gran mayoría de los españoles. Sorprendente. ¿De qué sentimiento habla, señor Juliana? ¿Del orgullo que sienten esas personas —algunas de ellas familiares de los que partían— por los agentes de la Guardia Civil que van a Cataluña para ayudar a que no se consume un golpe de Estado?

Mire señor Juliana, yo me siento orgulloso de ellos, y no me avergüenzo en absoluto de ese “¡A por ellos!” que tanto parece molestarle a Vd. Esos andaluces saben perfectamente a dónde y a qué van sus paisanos. Les despiden con alegría porque no van ni al extranjero ni a la guerra. Porque, como Vd. debiera saber, ese es un grito deportivo para insuflar ánimo, para ganar el partido; y en los partidos no hay enemigos sino rivales, a los que se respeta antes, durante y tras el partido. En Cataluña no hay enemigos sino conciudadanos. Quien, desde los medios, convierte el deportivo ¡A por ellos! en un grito de guerra es un cínico Clic para tuitear
Que Vd. y muchos de sus colegas, expertos en el uso de las adversativas, conviertan un grito deportivo en uno de guerra solo pone de manifiesto sus propias miserias. Al fin y al cabo, esos humildes compatriotas no necesitan vender su dignidad al Puigdemont de turno, ni permanecer impasibles ante los insultos de empleados públicos como el Consejero de Interior en la Generalidad de Cataluña que verbaliza el asco que le producen los españoles.

Sigan con su equidistancia. Sigan alimentando el victimismo y los agravios inexistentes. Sigan con la fantasía del referéndum, pero no pretendan dar lecciones de moral. No pueden.

José Simón Gracia

Fotografía: El País

You may also like...

2 Responses

  1. Vicente dice:

    Exacto. No hay enemigos, sino rivales; por mucho que intenten unos cuantos envenenar el ambiente y atontar a las masas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.