Hundidos en la plutocracia

La corrupción, la financiación irregular de los partidos políticos en España explica la plutocracia que vivimos en las llamadas democracias occidentales. Bernard Shaw afirma que “La plutocracia, después de haber destruido el poder real por la fuerza bruta con disfraz de democracia, ha comprobado y reducido a la nada esta democracia. El dinero es el que habla, el que imprime, el que radia, el que reina, y los reyes, lo mismo que los jefes socialistas, tienen que acatar sus decretos y aún, por extraña paradoja, que suministrar los fondos para sus empresas y garantizar sus utilidades. Ya no se compra a la democracia: se la embauca.”
corruptos
El poder económico financia partidos políticos y medios de comunicación con el fin de obtener réditos en cualquiera de las burbujas que los póliticos de gobierno impulsan: inmobiliaria, colapso de las cajas de ahorro, energías renovables y la burbuja de las infraestructuras innecesarias.
En Estados Unidos, Marty Jezer, miembro fundador del Working Group on Electoral Democracy de EE.UU., ha estado promoviendo enérgicamente una intensa campaña al respecto afirmando: “El dinero es el mayor determinante de la influencia y del éxito político. El dinero determina qué candidatos estarán en condiciones de impulsar campañas efectivas e influencia cuales candidatos ganarán los puestos electivos. El dinero también determina los parámetros del debate público: qué cuestiones se pondrán sobre el tapete, en qué marco aparecerán, y cómo se diseñará la legislación. El dinero permite que ricos y poderosos grupos de interés influencien las elecciones y dominen el proceso legislativo “. Hoy , diez millones de plutócratas gobiernan el mundo.
“El Estado ha desaparecido como garante de los derechos ciudadanos. Ha perdido el control soberano de los territorios en beneficio de las corporaciones”, asegura el profesor Miller Dussán, de la Universidad Surcolombiana. Pero, si los Estados han sido vaciados de contenido, también lo ha sido la democracia…
Lo descrito anteriormente retrata perfectamente la crisis total que vivimos en España. Y frente a ella, los partidos de gobierno se entretienen en promesas vanas mientras se lanzan el “y tú mas”, el nuevo hit de la temporada otoño-invierno.

Este es el caldo de cultivo que nos ahoga. No debemos pues sorprendernos de la proliferación como setas de distintas formas de populismo, sea en forma de independentismo de la señorita Pepis o de extrema izquierda con rasgos bolivarianos mezclados con tics antisistema. Gracias demos que nos libramos del populismo de extrema derecha emergente en países de centro y norte de Europa -Francia, Reino Unido.
¿La solución? Será merecedora de algo más que un Nobel.

You may also like...

6 Responses

  1. root dice:

    La solución no es fácil, empieza por que la gente se de cuenta que todos y cada uno somos cómplices de este sistema (imposible) y termina porque nos salgamos de el pacífica y gradualmente (más imposible aún). La humanidad es una locomotora acelerando hacia un precipicio y los economistas siguen hablando de crecimiento. Quizá por eso no encontramos señales de otras civilizaciones extraterrestres en el espacio, porque todas las civilizaciones acaban autoextinguiendose.

    • José Simón dice:

      Pudiera ser la causa. Todos somos corresponsables de ello y algo deberíamos hacer. Si no para resolver, al menos para paliar los casos más sangrantes.

      • root dice:

        Paliando y poniendo parches es como hemos llegado a esta situación. La gente no acaba de entender que el sistema hace cien nuevos agujeros por cada parche que ponemos. Es una lucha absurda intentar paliar pequeños problemas poniendo parches pero nadie mira con perspectiva. Todo el mundo se queda en su visión miope y limitada de su pequeño trocito de realidad y así nos va. Seguimos echando leña a la locomotora que nos lleva al precipicio, seguimos produciendo y consumiendo para que el sistema siga funcionando mientras callamos nuestra conciencia poniendo algún pequeño y absurdo parche. Precisamente son soluciones y no parches lo que necesitamos. Los problemas solo se solucionan eliminando la causa de los mismos, yendo al origen, a la raíz. La raíz de todos los problemas es el propio sistema económico global que no funciona y lo jodido del asunto es que todos llevamos el sistema dentro, inculcado a fuego en nuestro cerebro por la doctrina del propio sistema. Lo tenemos muy crudo.

        • jsoe dice:

          No te falta razón. Personalmente pienso que sólo la propia dinàmica evolutiva puede propiciar el cambio de sistema. La pena es que ello supondrá la extinción de gran parte de la especie. De no ser así probablemente ocurra lo que anunciabas en tu primer comentario.

          • root dice:

            Dudo que la evolución natural nos ayude en nada, la sociedad humana es algo muy complejo y tiene muy poco de natural. Lo que necesitaríamos es que la cultura de toda nuestra sociedad evolucionara tan rápido como avanza nuestra tecnología. Somos poco más que manadas de monos jugando con armas nucleares y con el clima del planeta entero. Individualmente podemos ser muy inteligentes pero como sociedad somos tremendamente estúpidos. Nos encaminamos hacia la destrucción y lejos de evitarlo seguimos acelerando hacia ella a pesar de ser plenamente conscientes. Mucho me temo que la destrucción ambiental que estamos provocando no acabará con una extinción de parte de la especie sino una extinción total. Desestabilizando el ecosistema hasta tal punto que nuestras fuentes de alimento se extingan nuestra extinción total es inevitable. Algunos ricos y poderosos aguantarán quizá incluso varias generaciones refugiados en bunkers pero finalmente se quedarán sin recursos. Afortunadamente el planeta seguirá funcionando y la vida seguirá en bacterias y otras pequeñas criaturas. Ya ha habido muchas grandes extinciones en el planeta y la vida siempre ha vuelto a florecer. Quizá con algo de suerte vuelva a surgir una especie inteligente dentro de algunos millones de años y quizá aprendan de nuestros errores y se conviertan en una verdadera civilización.

  1. 25/12/2014

    […] ¿Estamos hundidos en la Plutocracia? […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.