El peligroso desafío de Pedro Sánchez

Jose_marco_100Se dice que, los españoles, a pesar de intentarlo a lo largo de toda nuestra Historia, todavía no hemos conseguido destruir España. Definitivamente, somos una gran nación. Sólo así se entiende que, perseverando una y otra vez en nuestra autodestrucción, sigamos existiendo. Se nos va un “Mesías” y nos aparece otro. Justo nos libramos de Artur Mas, el narcisista más astuto de entre los patriotas catalanes que nos desayunamos con Pedro Sánchez, el narcisista más progresista de entre los izquierdistas patrios.

El socialista Pedro Sánchez dice que, tras 18 meses como secretario general del PSOE, está decidido a asumir responsabilidades. Tras cuatro elecciones, a pesar de perder apoyo popular, los socialistas han ganado muchísimo poder institucional y, en consecuencia, afirma que “no se puede mirar el éxito o fracaso político con la misma perspectiva de escaños respecto al pasado”. De este modo se defiende de las críticas internas que le crecen como setas.

En una interpretación muy particular de la realidad, llega a la conclusión de que las urnas, el pasado 20D, dejaron un mandato democrático claro, según el cual él debe liderar un proceso que haga posible recuperar el estado social, especialmente en educación, sanidad y pensiones, como derechos sociales y servicios públicos esenciales. Nadie más que él tiene voluntad inequívoca de regeneración democrática, transparencia y rendición de cuentas, participación ciudadana y lucha contra la corrupción.

En consecuencia, Sánchez está negociando con todas las fuerzas “progresistas” del país para conseguir formar un gobierno que acabe con el déficit democrático al que, dice, nos ha llevado el gobierno corrupto del partido popular. El verdadero enemigo de España no es el independentismo catalán sino Mariano Rajoy y el PP.

El astuto Pedro Sánchez está tan convencido de poder devolver a los ciudadanos, incluso a los catalanes, el orgullo de ser y sentirse español que está dispuesto a saltarse todas las líneas rojas dictadas por su Comité federal ( ya lo la hecho regalando cuatro senadores a los independentistas). De hecho, Pedro Sánchez parece un retoño de Artur Mas con quien comparte estrategia: tiene un enemigo que es causa de todos los males -el PP-, se siente elegido por el destino para dirigir a su pueblo a la República federal, no contempla ni por asomo que pueda destruir todo lo que toca y, por si fuese poco, se declara desobediente.

Puede que, en estos momentos, nos encontremos en uno de esos momentos en los que parecemos empeñados en destrozarlo todo. Y parece que Pedro Sánchez , a pesar de las numerosas voces internas que se oponen abiertamente a su desafío, no es consciente de los graves riesgos a los que somete a su formación y a toda España. Que el PSOE sea engullido a partes iguales por Podemos y Ciudadanos como hiciera Syriza con el PASOK, o ERC con CiU, debe preocupar a la familia socialista. Que provoque una fractura social y la ruina de España debiera preocuparnos a todos.

Ojalá en breve podamos confirmar, una vez más, que, definitivamente, somos una gran nación.

José SIMÓN GRACIA

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.