El desafío de Carme Forcadell

El apoyo anunciado de la líder de ANC Carme Forcadell a la propuesta de lista única patrocinada por el president Mas -inspirada por ella misma-, no hace sino certificar su ansia de poder y de venganza. Cómo se entiende sino que Forcadell apoye la tesis que defiende CDC, partido que ocupa el epicentro de la corrupción en Cataluña. Cómo se entiende sino su no apoyo a ERC, partido del que fue concejal durante cuatro años en Sabadell. Cómo se entiende sino su acusación a los republicanos de torpedear el proceso soberanista.
Oriol Junqueras cometió un error monumental al dejarse fagocitar por la marabunta que durante tres años años organizó y dirigió, con extraordinaria habilidad, la quiróptera Forcadell; error que sirvió,además, para que Artur Mas recuperara el aliento perdido, abriendo de nuevo el partido. Intuyo que, ahora sí, Junqueras ha interiorizado la jugada maestra de su ya enemiga política: neutralizado el líder republicano, eliminar a Mas del nuevo partido que en breve se presentará en sociedad es cuentión de tiempo, de poco tiempo, la justicia se encargará de él. Cuando éso ocurra, le faltará tiempo a Forcadell para reprocharle el vergonzoso blindaje que le ofreció ERC en sede parlamentaria.
forcadell i JunquerasA pesar de la numerosas tentativas, no parece que en estos momentos el líder republicano esté por la labor de hacerse el haraquiri, lo cual enerva a la Diosa Forcadell que contempla, atónita, sorprendida de nuevo, como desde ERC ponen trabas a sus aspiraciones políticas. Porque el 27 de mayo de 2007 Carme Forcadell se quedó sin su acta de concejal en el Ayuntamiento de Sabadell por ERC; ocupaba el segundo puesto en la lista -a pesar de estar convencida que ella era el mejor cartel de la candidatura republicana- y la pérdida de votos sufrida no fue suficiente para revalidar la concejalía. Posiblemente en ese instante, de manera inconsciente, está la génesis del peligroso desafío que ha lanzado a Mas, a Junqueras, a Cataluña y a España.
Carme Forcadell, motor del independentismo catalán, está irritada. Ella que ha conseguido poner a sus pies a todo el abanico político soberanista, mueve ficha y anuncia, por boca del vicepresidente de la ANC, que no está dispuesta a renunciar a nada: si no se convocan elecciones inmediatamente, la multitud tomará la calle. En su mente, no exenta de perversidad, hay una una fecha grabada: 23 de abril de 2015, día de la declaración unilateral de la independencia de Cataluña. El desafío de Carme Forcadell se va definiendo.
José SIMÓN GRACIA

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.