El comprensible diputado David Fernández

David Fernández, el intrépido diputado de las CUP en el Parlamento de Cataluña, impartió el pasado 23 de mayo -jornada de reflexión- una clase magistral en defensa de la clase obrera. El valiente diputado , acompañado de medio centenar de trabajadores de una subcontrata de Telefónica, asaltó el “Mobile World Center” de Movistar en Barcelona, tras violentar a un multimillonario disfrazado de vigilante que intentaba impedirle el paso.
abrazo_mas_fernandezTal y como registraron las cámaras de seguridad, Fernández se abrazó -qué digo, el abrazo fue a Artur Mas empleado mileurista de la Generalitat catalana- a un empleado de seguridad que protegía la tienda, le saludó cortesmente -qué digo, eso fue a la sufrida Marta Ferrusola, apesadumbrada madre de una pléyade de hijos muertos de hambre- y, con mucha amabilidad – qué digo, eso lo hizo con el jubilado en precario Jordi Pujol Soley-, le agarró por el cuello y , zarandeándole , lo arrastró al exterior, asistido solidariamente por un grupo de colegas trabajadores a precario. Satisfecho por su heroico acto, regresó al interior de la tienda para recibir el generoso aplauso de los currantes.
Tras la actuación, debídamente repetida por el NO-DO, la ciudadanía barcelonesa ha podido reflexionar felizmente sintiéndose protegida por ese Santo defensor de los proletarios. El domingo , Ada Colau cosechaba 11 concejales; entre ellos, probablemente, el nuevo Alcalde de Barcelona. Asociaciones de comenciantes de Barcelona debaten en estos momentos sobre la conveniencia de otorgar a David Fernández el título de “Hijo predilecto de Barcelona ”.
Todo resulta hoy más claro, más coherente. Y, paradójicamente, como diría Einstein, lo más incomprensible es que todo resulta absolutamente comprensible.

José SIMÓN GRACIA

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.