Despacito, el proceso catalán se desmorona

Jose_marco_100“El proceso catalán es un inmenso hipermercado de mentiras con franquicias tan variopintas como la Abadía de Montserrat o el Fútbol Club Barcelona”

Estrenamos el mes de julio de 2017 con dos acontecimientos relevantes, inconexos pero que, enfrentados, resultan muy significativos. El primero, el World Pride Madrid 2017, ha reunido más de un millón y medio de personas en la capital del Estado en lo que es, sin duda, la mayor manifestación de respeto y tolerancia que se celebra en el planeta. El segundo, celebrado en Barcelona, ha reunido a las máximas autoridades del independentismo catalán arropadas por 500 alcaldes en el emblemático paraninfo de la Universidad de Barcelona (UB) en lo que constituye el enésimo acto de intolerancia y etnicismo del llamado proceso catalán.

Mientras que el acto celebrado en Madrid es una apuesta de futuro en favor del respeto a la diversidad, el de Barcelona es un solemne aquelarre, un espatarre y un desparrame etnicista –presidido solemnemente por el nen de Girona, Carlos Puigdemont, y la madre del poble català, Carmen Forcadell– que nos retrotrae a épocas predemocráticas. Mientras el primero ha sido calificado de forma unánime como un éxito total, el segundo tiende a confirmar un fracaso anunciado. Mientas que el primero ha abierto noticiarios y portadas a nivel mundial, el segundo ha hecho lo propio en el Telenotícies de TV3 y demás medios en nómina.
El aquelarre independentista pierde 300 alcaldes y 1 Consejero del Gobierno Clic para tuitear
Iba a decir que son gafes, pero no, son torpes, es decir, son de los que hacen una, rectifican dos y la cagan tres. Aunque tal vez sea más acertado decir que engañan una, dos, tres… y mil veces, si así lo exige la causa. El proceso catalán es un inmenso hipermercado de mentiras con franquicias tan variopintas como la Abadía de Montserrat o el Fútbol Club Barcelona, pasando por TV3, Cataluña Radio, Rac1, Vilaweb, diario ARA y un interminable etcétera.

En él, han vendido mil y un agravios falaces, una Historia preñada de fraude, una superioridad moral digna del Óscar a la mejor tiranía, pero sobre todo han traficado con la democracia. Porque trafican con la democracia cuando defienden el derecho a decidir lo que ya han decidido unos pocos, cuando desprecian a más de la mitad de la ciudadanía, cuando quebrantan la Constitución y el propio Estatuto de Autonomía que les da cobijo.

Sin embargo, el tiempo escurre la mentira hasta que la vergüenza queda descubierta. Y a este fraude llamado procés no lo salva ni San Pep Guardiola ni las epístolas de la Madre Superiora. Su tiempo –siempre han tenido mucha prisa– se agota con la misma celeridad que el miedo se instala en quienes consideraban que el independentismo es el mejor recurso para hacer carrera política. El sábado se perdieron 300 alcaldes y el lunes, Jordi Baiget, Conseller de Empresa i Coneixement (¿es el único que tiene?).

Despacito, despacito, el proceso se desmorona.

José SIMÓN GRACIA

Foto: El Periódico

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.