Desobedecer las leyes no es un capricho

Algún ingenuo esperaba ver a Oriol Junqueras envuelto en una escenografía estelada, agitando a las masas pues, en definitiva, es un radical. Seguramente a Mas le hubiese gustado así. Sin embargo, la puesta en escena, muy estudiada, transmitía todo lo contrario: normalidad. La única concesión a la épica era la etiqueta roja #UNNOUPAÍS en un lateral del escenario.
Miting JunquerasAprovechando la conferencia, Oriol Junqueras presentó en sociedad la nueva estrategia de captación de adeptos a la causa. Al más puro estilo secta, el líder republicano se enfundó en la piel de cordero dispuesto a engañar a las almas cándidas que no votaron el 9N. Sin senyera, sin estelada, sin atril, sin imágenes de manifestaciones multitudinarias, sin una triste V . Vestido informal, algo descuidado, como cualquier vecino de al lado, evitó el tejano -le habrá parecido excesivo-, quiso transmitir naturalidad y confianza.Se trata de no asustar, si hay que esconder la estelada se esconde. ‘Ara no toca’ , diria el nada Honorable Jordi Pujol. Se acabó el ‘España nos roba’, al contrario, son buena gente pero, sin nombrarla, España -no los españoles-, España está atrasada, no está a la altura de las circunstancias y supone un freno para Cataluña; y, claro, así no salimos nunca de la crisis. Y de esta guasa, fue desgranando su particular hoja de ruta que no tenía mayor interés que confirmar lo previsto: NO a la lista única. Alguna puyita al President -le pareció poco democrática su hoja de ruta – y poca cosa más. La Forcadell, seria, contrariada -no se pierdan la escena junto a Marta Rovira- siente que no será la Presidenta del Parlament que proclame la República catalana. Una pena, es mujer de mucha valía.
En estos momentos, el retrato político catalán presenta dos escenas casi angelicales. Una nos muestra un lobo ,Oriol Junqueras, disfrazado de pastor ; otra, un obstinado Mesías , Artur Mas, que enseña a los mediocres catalanes que la desobediencia a las leyes de los opresores no es un capricho irresponsable sino que obedece a una ley superior, sagrada.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.