Cataluña, tierra de totalitarios

Jose_marco_100¿Cuánto valen 10 escaños y 336.375 votos? ¿Y 15 escaños y 393,499 votos? ¿Los ciudadanos que depositaron esos 336.375 votos son mejores que aquellos 393.499 que hicieron lo mismo? ¿Son más respetables unos que otros?

En cualquier país democrático nadie debiera dudar un instante acerca de la respuesta a las preguntas planteadas: todos los votos son igual de respetables y , por lo tanto, los ciudadanos que los emitieron deben ser respetados por igual.

Ocurre que tenemos evidencias que, en esta tierra que algunos quieren convertir en una República independiente de España, muchos de sus responsables políticos piensan y actúan justo en sentido contrario. Es decir, tienen comportamientos totalitarios, eso sí, singulares.

No me refiero a los independentistas. Me refiero a todos aquellos que no respetan a quien discrepa, a quienes deciden quien es libre y quien no lo es, a quienes deciden qué es democrático y qué no lo es, a quienes otorgan títulos de ciudadanía, a quienes extorsionan a quien osa pensar con libertad, a quienes invocando libertad, toleran y permiten que cientos de miles de sus conciudadanos vean la suya violada sistemáticamente.

Tampoco estoy diciendo que ésto venga ocurriendo sólo en los últimos años. Desgraciadamente, las actitudes totalitarias ,de algunos dirigentes políticos catalanes, vienen de lejos.

El 14 de diciembre de 2003, Joan Saura (ICV-EUiA), Pascual Maragall (PSC) y Josep Lluís Carod-Rovira (ERC) firmaron el llamado Pacto del Tinell mediante el cual se establecía un pacto de gobierno tripartito que colocó a Pascual Maragall como Presidente de la Generalitat y a Carod-Rovira como Conseller en Cap. El pacto, estructurado en cuatro puntos, establecía en el primero de ellos la voluntad de redactar un nuevo Estatuto de Autonomía para Cataluña. En un anexo del Pacto, se incluía una cláusula que excluía la posibilidad de cualquier pacto de Gobierno o establecer acuerdos de legislatura con el PP, tanto en la Generalidad como en las instituciones de ámbito estatal. El Partido Popular de Cataluña, liderado por Josep Piqué, había obtenido en esas elecciones 15 diputados y 393.499 votos.

El 27 de setiembre de 2015, la candidatura de las CUP obtuvo 10 escaños y 336.375 votos. En 2003 los totalitarios que hoy piden respeto a esos 336.375 votantes, se lo negaron a los 393,499 ciudadanos que, haciendo uso de su libertad, votaron al PP.

No seré yo quien defienda la corrupción ni las torpezas del gobierno del Partido Popular (ni las del PSC_PSOE o CiU, por citar las más evidentes). Sólo pretendo constatar una realidad y denunciar a quienes ayer y hoy están convirtiendo Cataluña en una tierra de totalitarios.

José SIMÓN GRACIA

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.