Cataluña, sueño amarillo

Apenas cinco páginas de Voltaire, “Tratado sobre la tolerancia”; el sueño me puede -gracias Paracetamol. Creo estar de nuevo en la primera dimensión. Silencio.amarillo
Me siento como obnubilado, soporífero. En un instante estoy envuelto en una especie de celofán amarillo.Todo a mi alrededor parece una enorme crisálida: edificios, mobiliario, vehículos, árboles, personas … Frente a mí, una marea amarilla se mueve y aplaude extasiada mientras repite sin cesar el mantra IN-INDE-INDEPENDENCIÀ. Sudor frío. Poco después la multitud, con los ojos cerrados y la cabeza ligeramente inclinada, proyecta fantasías catatímicas sobre gigantescas pantallas amarillas, al tiempo que parece sumirse en una especie de e
copraxia múltiple. De repente, las pantallas devienen ruidosas y borrosas tipo Poltergeist; cuando mis tímpanos parecen estallar, … silencio … y, de nuevo, la virgen Forcadell , enfundada en camiseta amarilla, micrófono en mano, grita: “ volem votar”, “Presidente, convoque elecciones”, “queremos votar”, “volem votar”… Mensajes amarillos, pensamientos amarillos.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.