Casoplón y Castejón ensayan un proceso populista

“Mientras andamos ocupados con los huesos de Franco, eutanasia, refugiados, manadas y mamadas políticas, empieza el verdadero proceso que ha de culminar con el derribo de la Constitución del 78”

Dieciocho meses. Ese es el tiempo que tiene posturitas Pedro Sánchez para ejecutar el proceso que le estire unos años el empleo de presidente del gobierno español. Fruto de una moción de censura contra Mariano Rajoy, desde el 1 de junio de 2018, Pedro Sánchez preside el ejecutivo español soportado por 84 escaños propios, acompañados de 64 morados —así se van a poner— y de distintos pagarés: 9 independentistas de ERC, 8 del PDeCAT, 5 de EAJ-PNV, 4 de Compromís y algún que otro complemento circunstancial.

En la Moncloa, también deberían acompañarle: ejemplaridad, eficacia, equidad, rectitud, objetividad, honestidad, sensatez y alguna más. No, aquella que tenía más de cien años, no está. Siempre he pensado que Honradez no vivió cien años. Con suerte, cincuenta y tantos. Que entre tanta rosa había mucho capullo, no se le escapa a nadie. Y es que, la difunta, perdió la virginidad cuando se echó al monte con sindicalistas, republicanos, marxistas, comunistas y galeguistas. Lo mejor de cada casa. Siempre he pensado que Honradez — la del @PSOE —no vivió cien años Clic para tuitear
Algo parecido a lo que estamos viviendo apenas transcurrido un mes desde la toma de posesión. Pedro Sánchez ha abandonado el socialismo moderado para abrazar el populismo que en España abandera la izquierda radical (entre la que se encuentra Podemos, las Confluencias y las CUP). Difuntas, ejemplaridad y compañía (han durado menos que un contrato de trabajo precario, tipo Amazon), Pablo Iglesias, el exiliado de Vallecas, impone su relato: el enemigo de España es el régimen del 78.

Tomar la dirección de RTVE, controlar la enseñanza (mediante una adecuación de los contenidos sociales y una formación patriótica nacional obligatoria) y obtener el favor de la intelectualidad (reparto generoso de cargos, bajada del IVA cultural), son los primeros objetivos que se han propuesto Casoplón y Castejón para reprogramar la ciudadanía. El primero, en el saco. Sin complejos, sin pudor, sinvergüenzas. Ya está en marcha el mayor aparato propagandístico que hayamos podido conocer los españoles. Que ya es decir, conociendo el poderío de la Corporación Catalana de Medios de Comunicación, encabezada por TV3. @Pablo_Iglesias_ el exiliado de Vallecas, impone su relato: el enemigo de España es el régimen del 78. Clic para tuitear
Ahora, mientras andamos ocupados con los huesos de Franco, eutanasia, refugiados, manadas y mamadas políticas, empieza el verdadero proceso que ha de culminar con el derribo de la Constitución del 78 —Monarquía incluida— y la construcción de un régimen presidencialista, modelo Maduro.

Confío en que sabremos estar atentos y diligentes para evitar que Casoplón y Castejón culminen su proceso. Sería terrible una nueva mayoría silenciosa.

José Simón Gracia

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.