Aristóteles bautizó a Pablo Iglesias

Jose_marco_100“Pido disculpas por no romper la cara a todos los fachas con los que discuto en televisión”.

A pesar de no haber ganado nada, Podemos controla plazas muy significativas del territorio, gracias, fundamentalmente, a la torpeza de un partido socialista que le ha regalado los telediarios. Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza son espléndidos altavoces que facilitan y multiplican sus labores de adoctrinamiento por propaganda a partir de un juego elemental: identificar la realidad sobre algo con la verdad sobre algo (falacia ad nauseam). Por ejemplo: la precariedad laboral es una realidad pero no es verdad que su programa político vaya a a erradicarla, siquiera a disminuirla.

Podemos, variante ibérica del populismo bolivariano, se ha arrogado el derecho de ser el único interprete de los intereses de las masas del 15M como los de todo el pueblo español (perdón, de toda la gente). Su estrategia política pretende, en una primera fase, fagocitar el espectro político de izquierdas para alcanzar el poder y, en una segunda, acabar con toda oposición e instaurar una dictadura personal, una tiranía.

Pablo Iglesias quiere el BOE, necesita el BOE, el auténtico poder. El que le permitirá limitar, controlar y prohibir los medios de comunicación de masas -imprescindible para consolidar su régimen. El que le aportará millones de euros para crear un ejercito de comisarios políticos y domesticar la administración. La primera fase está a punto de culminar con el suicidio político de Pedro Sánchez inducido hábilmente por un Iglesias que apenas ha necesitado sibilinas insinuaciones para desnudarlo ante la ciudadanía y ante los suyos, y con la opa lanzada sobre Garzón. La segunda, ya está en marcha.

Como político que es, Pablo Iglesias miente. Como demagogo, aspira a instaurar su propio régimen. A partir del 26 de junio puede que Iglesias no tenga ya que disculparse por no romper la cara a todos los fachas con los que discute en televisión (para los ingenuos: Pablo Iglesias considera facha a todo aquel que discrepa de sus postulados y osa explicitarlo).

Afortunadamente, está en nuestras manos evitar que en España se instaure la vieja política que representa Podemos. Vieja, sí, vieja, porque, por mucho que sus líderes presuman de nueva política al servicio de la gente, es tan vieja que ya Aristóteles bautizó a Pablo Iglesias describiendo y etiquetando su política: demagogia. De nosotros depende que se salga con la suya. Busque, compare y no le costará encontrar algo mejor.

José SIMÓN GRACIA

 

You may also like...

3 Responses

  1. unoquepasaba dice:

    Tus paranoias se han ido de vuelta. Míratelo en un psicólogo. Te vendrá bien.

    • Mira dice:

      Wow we so do not have the same taste in movies, but I’m a sucker for anything big and pretty and the more explosions the better (in movie viewing I turn into a 15 year old boy). I still want to see Julle/Juiia- I read the books and enjoyed them-

  2. Jsimon dice:

    Discúlpeme, pero no hablo con desconocidos. Ya sabe, una de mis paranoias, señor anónimo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.