700.000 votos son muchos votos

Dos días después de celebrarse las elecciones generales, hemos tenido acceso a tanta opinión que, la mayoría de nosotros, no tenemos ninguna duda de que el escenario político ha cambiado sustancialmente. Discrepo de los pesimistas que, en estos resultados, sólo ven inestabilidad y retroceso. Creo que es, justo ahora, el momento de demostrar en qué consiste la nueva política. Veremos quien construye trincheras y quien puentes, quien pone palabras y quien contenido, quien suma y quien resta.

Sin embargo, me ha sorprendido mucho observar que en la dimensión catalana, el escenario político sigue distorsionado, obstinadamente distorsionado. Vean y juzguen ustedes:

Derrota sin paliativos del PP pese a que ha ganado las elecciones del 20D. Desastre del PSOE, pese a mantenerse como primer partido de la oposición. Castañazo de Podemos que ha pasado de 0 a 42 diputados pero aspiraba a la gloria. Batacazo de Ciudadanos que pasa de la nada a 40 esmirriadas actas de diputado pues quería liderar la oposición e incluso presidir el gobierno del reino.

Frente a estas indiscutibles derrotas, destaca el éxito sin precedentes del independentismo catalán. DL con 8 escaños y ERC-CATSI con 9 consiguen una fantástica representación del independentismo catalán en Madrid.

Resulta evidente que poco y mucho, ganar y perder, sumar y restar, éxito y fracaso, son conceptos sobre los cuales es muy difícil ponerse de acuerdo. Aunque parezca exagerado, lo que se afirma en los párrafos anteriores aparece publicado en los principales medios de propaganda independentista que gozan de importante audiencia y generosas subvenciones. Sin embargo, y pudiendo compartir parcialmente alguna de las afirmaciones, es evidente el intento de ocultar los datos que no soplan a favor de la secesión unilateral.

Es por ese motivo que, en este primer artículo de valoración de resultados, quiero dejar constancia de un dato que el independentismo trata de ‘despistar’ : ‘el procés’ se ha dejado más de 700.000 votos. Aunque lo disfracen y lo nieguen, esos son los votos que ha perdido el independentismo desde el 27S. De ellos, más de 465.000 los han perdido los partidos que formaban Junts Pel Sí. El resto cabe imputarlos al debe de las CUP.

Creo que estarán conmigo en que setecientos mil votos son muchos votos. Por lo tanto, me permito sugerir que los sesudos analistas no pierdan tiempo descalificando a los únicos vencedores de las elecciones, Podemos y Ciudadanos, y preocuparse por analizar y valorar la escasa o nula consistencia ideológica de esos más de setecientos mil ciudadanos que en tan corto espacio de tiempo les han retirado su apoyo.

José SIMÓN GRACIA

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.